Algunas reflexiones sobre el Elevator Pitch

15 Feb

A la vista de los resultados obtenidos en el EP me surgen ciertas inquietudes. Aquí van algunas de ellas: ¿cuántos de los evaluadores tenían una decisión clara sobre la idea que estaban evaluando? No es mi caso, por ejemplo. Yo tuve muchas dudas. Algunas las solucioné con un “ni frío ni calor, puntúo 2 ó 3” y otras directamente no las califiqué. ¿Es sólo mi caso o es un mal extendido?  Parece evidente que esto no es deseable. Entonces, cómo solucionarlo? Es un problema del evaluador de la idea, del que la expone, del procedimiento de exposición o una mezcla de todo?

Cómo influyen aspectos como la presentación en la evaluación de la idea? Estamos puntuando mejor una idea por los medios y la dedicación del proponente a su desarrollo? Posiblemente. Entonces, dar libertad en el formato de exposición no es un error? Somos los evaluadores capaces de discernir el polvo de la paja cuando la idea no está debidamente desarrollada? Deberíamos? Cómo evaluar a los evaluadores?

El formato de evaluación es correcto? Viendo los resultados casi estoy por proponer que sea binario, o buena o mala, aunque posiblemente es más acertado eliminar aquellos valores de puntuación que no aportan nada más que incertidumbre (2,3) y dejar un valor de puntuación bajo y otro alto (1 y 4 por ejemplo) y que los evaluadores puntúen también su criterio (esto ayudaría a dar un peso a los criterios del evaluador y por lo tanto a sus puntuaciones). Que los evaluadores se mojen.

Qué información se va a transmitir a los “padres de las ideas”? tu idea no pasa el filtro porque no es una de las X mejores puntuadas? Seríamos capaces de darles la puntuación total tal cual la tenemos en la Excel? Como padre de algunas ideas presentadas en el EP no me seduciría nada recibir sólo esta información de “ha pasado o no”. Tampoco la Excel con la puntuación sería de gran ayuda: cuando he visto que de las 21 ideas, mis tres ideas han sido las peor puntuadas por Carlos (Carlos, porque nos conocemos, si no pensaría que tienes algo en contra de mi más que de mis ideas), todo mi ego se ha revolucionado…

Me gustaría saber exactamente en qué falla mi idea; por qué se ha rechazado. En caso contrario, es muy probable que no vuelva a presentar ninguna otra idea (a pesar de los regalos de Guille…). Algunas de las personas que pretendemos que se impliquen en el proceso de generación de ideas serán perezosas, otras engreídas que tienen en mayor estima sus ideas que las de los demás, otras estarán liadas en otras mil batallas, o pensarán que las ideas de otros son siempre mejores que las suyas, y si cuando deciden presentarlas se las tumbamos sin más, posiblemente ese sentimiento se verá acrecentado con el mismo resultado finalà no presento ninguna más. Y no queremos eso…no señor.

En definitiva, no valen puntuaciones sin más, hay que dar valoraciones tanto para puntuaciones altas como bajas; como ya os comenté en la jamada el otro día, yo soy partidario de someter a análisis conjunto las ideas y precisamente entre todos ponernos de acuerdo de qué es mejorable y que es censurable en cada idea. Sé que esto lleva mucho tiempo, y por lo tanto habrá que buscar un término medio que permita hacerlo escalable. Pero una cosa es clara, a cualquiera que le rechaces una idea se la tienes que rechazar con argumentos de peso, o darles la oportunidad de rebatirlos y mejorarlos en caso de duda (por ejemplo en el siguiente EP). Hay maneras de hacerlo.

Otra cosa importante es que no me convence NADA DE NADA el sistema de puntuación excluyente para seleccionar ideas, y me explico; una idea ha de ser buena o mala independientemente del número de ideas buenas que haya. Si limitamos el número de buenas ideas seleccionadas a 5 la pregunta es por qué. El objetivo debería ser seleccionar las buenas ideas y no un número X de buenas ideas. Esto me lleva a preguntarme qué es una buena idea. lo tenemos claro? Lo hemos transmitido claramente? Qué tipo de ideas se buscan, aquellas que se plasman en un producto? En proyectos? En posicionamiento estratégico de cara a futuro? Corto-medio-largo plazo? Aquellas que necesitan de un consorcio potente? De muchas o pocas alianzas? Todas las ideas? Hay alguna penalización/bonificación en la valoración en uno u otro sentido?

Se me ocurre también que la presentación en público puede ser una barrera para alguna gente, por su carácter o por la imposibilidad de asistir el día del EP. Igual que hemos pensado que para determinada gente hacer la presentación en un formato determinado es engorroso, quizás fuera buena idea extender el EP a formato texto. Se recibirían ideas desarrolladas en texto y se evaluarían igualmente. El EP tiene sentido en modo presentación por su componente marketiniana que comparto totalmente pero deberíamos ser más flexibles. Por otra parte abogaría por hacer un EP distribuido, es decir en lugar de una sala que sean varias en las que se presentan ideas de manera paralela (el Workshop de las ideas). Si claro y el jurado?… eso es lo mejor; Cuando el EP tenga el éxito que queremos las ideas serán tantas que será difícilmente escalable en este formato por razones obvias, y propondría lo siguiente à que cada proponente de una idea seleccione su propio jurado… la composición tanto en número como en categoría de los componentes es algo a analizar. Esto permitiría que las ideas fueran evaluadas por personas “con buen criterio” desde el punto de vista del proponente, lo que sin ninguna duda fomentaría la presentación de las ideas y haría encajar mejor el rechazo de las mismas.

Otra cosa es qué se hace con las ideas que se rechacen. Yo abogaría por animar a la gente a demostrar que el jurado está equivocado, con una especie de “Shame on you Day” en el cual aquellos proponentes con ideas rechazadas capaces de sacar algún beneficio de su idea (en forma de proyecto o similar), tengan su espacio para explicar cómo lo hicieron, y se puedan descojonar del criterio del jurado. El jurado también podría aprender de paso…

Anuncios

4 comentarios to “Algunas reflexiones sobre el Elevator Pitch”

  1. Iñaki 15 de febrero de 2012 a 18:10 #

    ¿Y un sistema de evaluación tipo Tú si que vales, en el que las ideas fueran pasando de ronda en ronda hasta quedar las 5 o 6 o 10 mejores?

  2. Rosa 16 de febrero de 2012 a 15:42 #

    Yo además añadiría a la vista de los últimos acontecimientos, que el Elevator Pitch nunca se planteó como un concurso, y menos entre UNES. Los premios fueron comentados en el propio Elevator, lo cual complica y contamina la próxima edición: puedo conseguir apoyos a mi proyecto antes de presentarlo? podría llevarme a compañeros que voten como público?
    Y por cierto, publicar las votaciones detalladas por persona del jurado sólo sirve para hacer mala sangre. Lo mismo que las presentaciones de las ideas que se han publicado no se hicieron para ser publicadas, las votaciones, así como números fríos, tampoco.

  3. Marta 22 de febrero de 2012 a 13:10 #

    Yo me pido ser “la Risto Mejide” del “Tú sí que vales”. (es mi sueño). Las gafas las pongo yo.

  4. OtroIñaki 24 de febrero de 2012 a 14:27 #

    Veo que hay muchas más preguntas que respuestas…lo cual es bueno. Ahí va otra: ¿No deberían haberse hecho estas reflexiones o parecidas antes (y no después)?

    Estoy de acuerdo con muchas de ellas: los evaluadores y sus -limitados- conocimientos, el formato de presentación pública de la idea, los criterios de puntuación poco claros, el feedback al participante escaso, el jurado público quizás parcial, los premios sobre la marcha…

    De todos modos, tampoco hay que pasarse. En un concurso, por mucho que se racionalize el criterio, siempre habrá quien gane y quien no (por no decir “pierda”) y por muchas explicaciones que le des, puede sentirse ofendido igualmente. Otra cosa es que cuanto más claras estén las reglas, mejor será para todos.

    El campo de gestión de ideas para la innovación lleva años en boga, hay metodologías, herramientas y gurús de la cosa a tutiplén (hasta creo que Tecnalia tiene una unidad que se dedica a ello). Nosotros, como “hacemos” I+D+i, creemos que la innovación está en nuestros genes -y no lo niego- pero hay que gestionarla.

    El pedir las ideas es quizás el paso más fácil. Y -yo he venido aquí a hablar de mi libro, http://www.springer.com/computer/swe/book/978-3-642-21048-8 – eso incluye focalizarlas hacia objetivos de innovación concretos, recogerlas eficientemente, organizarlas, evaluarlas y compararlas de forma consistente, mejorarlas [colectivamente?], proporcionar feedback sobre las ideas, pasar a la acción con las ganadoras, premiar a los ganadores, extender el sistema a clientes/colaboradores (algo que ya hacen empresas de nuestro entorno), …para todo esto hace falta dedicarle tiempo y recursos, y herramientas.

    Igual es que necesitamos un CIO competente…(Chief Innovation Officer, me refiero)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: